top of page

En que trabajamos 

PHOTO-2021-08-07-11-53-51.jpg
"Para que el ave de la iluminación pueda volar, debe tener dos alas:
el ala de la sabiduría y el ala de la compasión."
(dicho zen)

Acuarela realizada por L.P.©

En que trabajamos

¿Cómo enfrentamos  los eventos difíciles que cambian nuestra vida?

¿Cómo reaccionamos a eventos traumáticos como la muerte de un ser querido, la pérdida del trabajo, una enfermedad difícil, un ataque terrorista y/o otras situaciones catastróficas?

Generalmente, las personas logramos adaptarnos con el tiempo a las situaciones que cambian dramáticamente nuestra vida y que aumentan nuestro estado de tensión.

 

¿Qué nos permite adaptarnos?  La respuesta es la RESILIENCIA.

 

Es importante haber desarrollado resiliencia, la capacidad para adaptarse y superar la adversidad desde nuestros primeros momentos de vida.

Esta se aprende en un proceso que requiere tiempo y esfuerzo y que compromete a las personas a tomar una serie de pasos y decisiones.

Y es que a lo largo de la vida las personas vivimos situaciones que podemos sentir que "nos superan" o que "no vamos a ser capaces" de afrontarlas como por ejemplouna enfermedad, la muerte de un ser querido, situaciones complicadas con los compañeros en clase o en el jantoki-comedor del colegio o vivencias  en el aula con profesores y quizás, de más mayores, la ruptura con una pareja o la propia alerta sanitaria por la COVID-19 que hemos vivido.

Ante situaciones como estas o cualquier otra situación que te venga a la mente mientras me lees, y por las que sentimos que "nos superan" o que son "demasiado", las personas podemos "dejarnos vencer" o "sobreponernos" y salir fortalecidos, es decir, conectar con la RESILIENCIA.

La RESILIENCIA no es ninguna cualidad innata que las personas tenemos, no está impresa en nuestros genes, aunque sí puede haber una tendencia genética que puede predisponer a tener un “buen carácter".

 

Lo mejor de todo de esta cualidad es que la RESILIENCIA es algo que las personas  podemos desarrollar a lo largo de nuestra  vida.

Las personas resilientes no nacen, se hacen.

 

Es en este "hacer" lo que conlleva reestructurar los recursos psicológicos que cada uno de nosotros tenemos.

 

Las personas resilientes no son solo capaces de "sobreponerse" a las situaciones que viven, sino que ademas "aprovechan" para crecer  y desarrollarse a nivel personal.

Desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión.

Obtener ayuda cuando la necesitamos es crucial para construir resiliencia.

 

Además de contar con la familia y amistades, las personas encontramos ayuda en:

A) Una/un profesional de la psicología puede dar asistencia a las personas para desarrollar una estrategia apropiada para salir adelante.

B) Grupos de auto-ayuda y apoyo. Estos grupos comunitarios pueden ayudar a las personas que luchan con dificultades tales como la pérdida de una persona querida. Al compartir información, ideas y emociones, las personas que participan en los grupos pueden ayudarse a sí mismos y encontrar apoyo al reconocer que no se encuentran solas ante esa difícil situación.

C) Libros y publicaciones escritos por personas que han manejado con éxito situaciones adversas, como sobrevivir el cáncer. Estas historias pueden motivar a los lectores a encontrar estrategias que puedan ayudarles personalmente.

D) Recursos en línea. La información en las páginas de la web puede ser una fuente de ideas. Aunque hay que tener cuidado con la calidad de la información, pues esta varía dependiendo las páginas que consulte.

Para muchas personas, utilizar sus propios recursos y los tipos de ayuda que hemos mencionado, pueden ser suficientes para construir RESILIENCIA.

 

Las personas nos podemos sentir cómodas con cualquiera de los diferentes estilos de interacción que os presento. Sin embargo, en algunas ocasiones una persona puede no avanzar o tener dificultades para progresar en el camino de la resiliencia y necesitar la intervención de un profesional de la salud mental, como por ejemplo, el trabajo de una Psicóloga o Psicólogo.

Es importante que puedas obtener ayuda de un/una profesional de la psicología si sientes que no puedes funcionar o desarrollar las actividades básicas de la vida diaria, como resultado de vivir una experiencia traumática o estresante, como la crisis sanitaria que hemos vivido, o sientes ansiedad en la actulidad, en tu trabajo, por ejemplo.

En el centro EIZA acompañamos a adultos y tambíen a  niñas, niños, adolescentes, jóvenes así como a sus familias. Trabajamos para que conectéis con esta capacidad de la RESILIENCIA para adaptaros frente a las situaciones adversas que vivimos. De conectar con vuestra capacidad para salir adelante y que existe en cada uno de nosotros y nosotras desde el respeto y al ritmo que necesitéis.

Texto adaptado de la web de la American psychological Association.

En Centro EIZA acompañamos a las personas que sienten: 

  • Ansiedad

  • Depresión

  • Dificultad para regular las emociones

  • Transiciones en la vida

  • Estrés Agudo

  • Problemas de alimentación

  • Trastorno de estrés postraumático

  • Problemas profesionales / de carrera

  • Problemas de la universidad / escuela de posgrado

  • Preocupaciones médicas y de salud

  • El manejo del dolor

  • El manejo del estrés

  • Trastorno por déficit de atención (ADD)

  • Duelo, pérdida o duelo

  • Quieren gestionar el estrés generado por la COVID_19

  • Otros asuntos

Blanco%20Verde%20Menta%20Ci%CC%81rculo%2

Elixabete Eizaguirre Martínez

Psicóloga Sanitaria Colegiada NºBI04600

Centro EIZA está inscrito en el Registro de centros, servicios y establecimientos sanitarios del Gobierno Vasco con el Nº de registro 48/014615.

Centro EIZA es un centro colaborador de:

bottom of page